Diabetes Mellitus: El costo para la sociedad


Para el 2025, los mayores aumentos en la prevalencia de la diabetes mellitus ocurrirán en los países en vías de desarrollo. Todos los años, siete millones más de personas más en todo el mundo contraen esta enfermedad. Un número aún mayor muere por problemas cardiovasculares empeorados por trastorno de los lípidos e hipertensión relacionados con la diabetes. Los diabéticos afrontan casi la certeza, y en muchos países pobres la realidad descarnada, de la muerte prematura. La diabetes tipo 1 tiene un costo particularmente alto en relación con la mortalidad en los países pobres, donde muchos niños mueren porque el acceso a la insulina que podría salvarles la vida, no está subvencionado por el gobierno(algunos de los cuales gravan la adquisición de insulina con altos impuestos). A menudo, la insulina no está disponible a ningún precio.

Estudios recientes realizados en Zambia, Malí y Mozambique destacan una terrible realidad: en Zambia, una persona que necesite insulina para sobrevivir vivirá un promedio de 11 años; en Malí puede esperar vivir 30 meses; en Mozambique, estará muerta en 12 meses. En Tanzania, se encontró que la mortalidad de los pacientes con diabetes insulino dependiente es del 40% después de una media de 5 años. Las principales causas de fallecimiento de las personas que mueren en los hospitales fueron cetoacidosis(50%) e infección(32%), lo cual refleja los patrones observados en Europa y Estados Unidos en la época anterior a la insulina. De acuerdo con las cifras de la OMS sobre años de vida que se pierden por cada persona que muere debido a la diabetes, esto se traduce en más de 25 millones de años de vida total perdidos anualmente debido a esta enfermedad y en una disminución de la calidad de vida causada por complicaciones prevenibles.

Impacto Económico de la Diabetes Mellitus

Costo económico de la diabetes Mellitus

Costo económico de la diabetes Mellitus

El impacto económico estimado de la Diabetes Mellitus es considerable y comienza a percibirse más claramente en los países más pobres, donde los diabéticos y su familias asumen prácticamente todo el costo de cualquier atención médica que puedan permitirse. En América Latina, las familias pagan de sus propios bolsillos entre el 40 y 60% de los gastos de atención de la diabetes y en la India, los enfermos más pobres gastan un promedio del 25% de sus ingresos en atención médica privada. Utilizan la mayor parte de este dinero para mantenerse vivos evitando niveles de glucemia mortalmente altos.

Dado que la diabetes crece más rápidamente en las economías en crecimiento que en las más avanzadas, el mundo en vías de desarrollo es el que soportará la mayor carga de gastos en el futuro. Más del 80% de los gastos de atención médica para la diabetes se realizan en los países económicamente más ricos del mundo. Menos del 20% de esos gastos se efectúan en los países de ingresos medios y bajos, donde pronto vivirá el 80% de las personas con diabetes. Estados Unidos alberga a aproximadamente el 8% de la población mundial que vive con diabetes y emplea más del 50% de todos sus gastos globales en el cuidado de esta enfermedad.

En Estados Unidos, en 1997, el total de gastos médicos en los que incurrieron los diabéticos fue de 77,7 millones de dólares o 10,071 dólares per cápita anualmente por concepto de productos y servicios médicos, en conparación con los 2,669 de las personas sin diabetes. Los padecimientos relacionados también son costosos: 30400 por un ataque cardíaco o una amputación, 40200 por un ataque de apoplejía o 37000 por una nefropatía en etapa terminal. Los CCE calcularon que el costo anual de la diabetes en Estados Unidos en 2002 ascendió a cerca de 264 mil millones de dólares. Los siguientes son elementos de costo claves:

  • 132 mil millones en costos totales(directos e indirectos)
  • 92 mil millones en costos médicos directos
  • 40 mil millones en costos indirectos( discapacidad, pérdida del trabajo, mortalidad prematura)

Los presupuestos gubernamentales enfrentarán la inmensa presión de la atención a la diabetes en forma de pagos por incapacidad, pensiones, servicios sociales y médicos , y pérdidas de ingresos.

La diabetes mellitus afecta a todos los miembros de la sociedad, no solo a aquellos que viven con la enfermedad. La OMS estima que la mortalidad por diabetes, cardiopatías y apoplejía costaron aproximadamente 250 mil millones de dólares internacionales(DI) en China, 225 mil millones en la Federación Rusa y 210 mil millones en la India en 2010. Gran parte de las cardiopatías y los ataques de apoplejías de estas estimaciones se relacionaron con la diabetes. La OMS calcula que los costos en conjunto de la diabetes, las cardiopatías y los ataques de apoplejía serán como sigue:

  • 555.7 mil millones en ingresos nacionales perdidos en China durante los próximos 10 años.
  • 303.2 mil millones en la Federación Rusa
  • 333.6 mil millones en la India
  • 49.2 mil millones en Brasil
  • 2.5 mil millones incluso en un país tan pobre como Tanzania

Estas estimaciones se basan en la productividad perdida, derivada principalmente de la muerte prematura. Si se toma en cuenta la discapacidad, estas cifras podrían duplicarse o triplicarse.

La diabetes mellitus también tiene un impacto negativo en la salud en general y en la actividad laboral de una persona. En 2003, los CCE encontraron que el 33,6% de los adultos con diabetes en Estados Unidos informaron haber tenido al menos 1 día de salud mental deficiente por cada 30 días, el 53.9% al menos un día de salud física deficiente, y el 62.8% al menos 1 día de salud mental o física deficiente. Asimismo, el 32.6% de los adultos con diabetes fueron incapaces de llevar a cabo sus actividades acostumbradas al menos 1 día al mes debido a que presentaron una salud mental o física deficiente.

Si realmente siguiéramos la dieta preventiva, podríamos ahorrar cientos de miles de millones de dólares en gastos directos e indirectos, pero.., Lo vamos a hacer?. Esa es la cuestión. Por qué no hacer lo que es obvio?. Se destinan aproximadamente 40 mil millones de dólares en subsidios federales para pagar a los cultivadores de maíz con el propósito de que el jarabe de maíz pueda reemplazar al azúcar de caña. Muchos expertos del área de la salud han señalado que el jarabe de maíz, es uno de los principales culpables de la creciente obseidad, porque no quita el apetito. Desde el advenimiento del jarabe de maíz, el consumo de todos los edulcorantes han aumentado, al igual que el peso de las personas.

A mi entender la prevención de la diabetes mellitus se puede llevar a cabo comenzando de la conciencia de cada persona. Es muy importante comer los alimentos correctos para que nuestro organismo trabaje de forma correcta, de lo contrario, si nos dejamos llevar por los constantes comerciales de las compañías de alimentos ofreciendo cosas que en realidad no son, seguiremos teniendo números muy elevados de diabetes mellitus y costos muy altos que nos afectarán de por vida.

Para comenzar un cambio hoy mismo, puedes obtener nuestra guía BOMBAZO PARA LA DIABETES y relaizar los cambios necesarios que necesita todo paciente diabético con relación a su metabolismo y ritmo de alimentación. Nosotros no mentimos, no colocamos anuncions con letras pequeñas, sencillamente ayudamos a mejorar tu salud y calidad de vida. SI te interesa nuestro método puedes hacer CLICK, aquí debajo en la portada del mismo. Cualquier comentario o dudas puedes dejarlas plasmadas aquí debajo.


Dime tu opinión!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *